Rodriguez Lewis & Kahn
213.297.3800
In English
Inicio Perfil de Abogados Areas De Practica Contáctenos

ALLANAMIENTO

Las leyes de allanamiento de California son complejas y una condena puede dar como resultado una condena por un delito mayor, un “Strike” bajo las leyes de Tres Strikes de California, una condena en la prisión estatal y un historial de antecedentes penales permanente. Los abogados defensores penalistas de las oficinas de Rodriguez, Lewis & Khan cuentan con una amplia experiencia para defender con éxito a los individuos a quienes se les han imputado cargos por allanamiento y por otros delitos de robo. Comuníquese con nosotros para una consulta gratis llamando al (800) 788-8557 y hablar sobre sus opciones legales.

LEY DE CALIFORNIA

En California, el delito de Allanamiento con frecuencia llamado “entrar a la fuerza” lo define el Artículo 459 del Código Penal de California, el cual prohíbe entrar a cualquier casa, cuarto, apartamento, conjunto de apartamentos, edificio, tienda, almacén, taller, molino, granero, establo, excusado exterior, casa de campaña, casa flotante, vagón de ferrocarril, contenedor de carga cerrado con llave, casa móvil, cámper habitado, vehículo cerrado con llave, aeronave o mina con la intención de robar algo o de cometer algún otro tipo de delito grave.

DELITO DE ALLANAMIENTO EN PRIMER Y SEGUNDO GRADO

El cargo por el delito de Allanamiento en Primer Grado por lo general se imputa cuando el acusado ha entrado a una residencia o vivienda habitada con la intención de robar o de cometer ahí algún delito grave. A este tipo de delito comúnmente se le llama “allanamiento residencial.” El allanamiento en primer grado es siempre un delito mayor y un “Strike” bajo las leyes de Tres Strikes de California. Todos los demás delitos de allanamiento (como robo de auto o allanamiento comercial o residencial) son delitos de Allanamiento en Segundo Grado. El delito de allanamiento en segundo grado se considera un delito que se puede calificar como un delito mayor o delito menor, “wobbler.” Con frecuencia a toda persona que comete un delito de ratería en tiendas se le imputa un cargo de Robo en Segundo Grado (también llamado “allanamiento comercial”) cuando se le sorprende con tijeras o con algún otro instrumento que se puede usar para quitar precios de etiquetas. Aunque el cargo de allanamiento en segundo grado por lo general se imputa como un delito menor, existen ciertas circunstancias que pueden elevarlo a un delito mayor. Al decidir si el cargo por el delito de allanamiento en segundo grado se imputa como delito mayor, los fiscales por lo general consideran el historial de antecedentes penales del delincuente y las circunstancias en torno al supuesto delito. En cualquier tipo de delito de allanamiento, no se tiene que haber cometido el robo o algún otro delito mayor ni tampoco haber entrado por la fuerza; la fiscalía solamente tiene que probar que el delincuente entró a un lugar con la intención de cometer un robo o un delito mayor.

SANCIONES Y CASTIGOS

El delito de allanamiento en primer grado se castiga con una condena de 2, 4 ó 6 años en la prisión estatal y una multa máxima de $10,000. El Allanamiento en Primer Grado es “Strike” bajo las leyes de Tres Strikes de California, lo cual significa que si usted comete algún otro delito mayor en el futuro (incluyendo delitos no violentos como delitos menores de drogas o un hurto menor como delito grave) su sentencia se le duplicará. El Allanamiento en Segundo Grado se sanciona con multas y/o encarcelamiento en la cárcel del condado o en la prisión estatal dependiendo de la manera en la que se hayan presentado los cargos. Si el cargo se imputó como un delito menor, la condena máxima es de un año en la cárcel del condado y/o una multa hasta de $1,000. La sentencia máxima por el delito de allanamiento en segundo grado imputado como delito mayor es de 3 años en la prisión estatal y una multa máxima de $10,000. El delito de Allanamiento en Segundo Grado no es un “Strike.”

DELITOS DE ALLANAMIENTO

En California, las sanciones por el delito de allanamiento pueden ser considerables, sin embargo, existen varias defensas que puede usar un abogado defensor penalista con experiencia para lograr que se reduzcan los cargos a delitos menores o que se desechen todos estos. Por ejemplo:

  • Carencia de intención: Si un fiscal no tiene ninguna prueba de que usted tenía la intención de robar algo o de cometer algún otro tipo de delito grave en el momento de entrar a la residencia o al vehículo, (por ejemplo, si no se perpetró el robo, o si usted no tenía consigo ninguna herramienta o instrumento en el momento en que lo hayan arrestado), puede resultar muy difícil probar el cargo por el delito de allanamiento.

  • Permiso para estar en la propiedad: Si el dueño ya lo había invitado en el pasado a estar en la propiedad para un propósito legítimo y no se encontraron sus huellas digitales en la escena del allanamiento, o si usted, de hecho, era dueño de la propiedad y se llevó algo que usted creía que era de usted, la defensa puede usar estos hechos que le favorecerán a su caso.

  • Identidad errónea: Si usted se parecía al ladrón o tiene el mismo nombre, usted podría probar su inocencia con una coartada sólida y creíble y/o con los videos de vigilancia de la casa o de la tienda que muestren que usted no estuvo en la escena del crimen.

Si no es posible conseguir que se desechen sus cargos, en la mayoría de las circunstancias, un abogado defensor penalista con experiencia puede convencer a la fiscalía para llegar a un acuerdo y se solucione su caso, se reduzca a un delito menor y se evite que usted cumpla una condena en la cárcel o en la prisión. Si no podemos conseguir que el fiscal ofrezca algo justo, no tenemos ningún temor de llevar este caso a juicio para obtener un veredicto de “no culpabilidad.”

ABOGADOS EN CASOS DE ALLANAMIENTO

Un cargo por un delito de allanamiento en California es un asunto bastante serio. Los abogados defensores penalistas de las oficinas de Rodriguez, Lewis & Khan cuentan con una experiencia combinada de más de 70 años en la defensa de individuos a quienes se les ha acusado de cometer delitos en California, incluso el de allanamiento. Llámenos para reunirse con nosotros en persona y hablar sobre su caso y sus opciones legales.

213.297.3800