Rodriguez Lewis & Kahn
213.297.3800
In English
Inicio Perfil de Abogados Areas De Practica Contáctenos

ASESINATO

Una de las experiencias más aterradoras que le puede pasar a alguien es que lo acusen de asesinato u homicidio. Enfrentarse a alegatos tan serios requiere de una defensa dura y agresiva. La diferencia entre su libertad y pasarse el resto de su vida en prisión puede radicar en contar a su lado con un equipo con experiencia de abogados defensores penalistas de Los Angeles. Pelearemos con usted su cargo por asesinato. Permítanos poner más de 70 años de experiencia legal combinada a trabajar para usted.

LEY DE ASESINATO

El asesinato se define en el Artículo 187 del Código Penal de California como matar ilícitamente a otro ser humano con premeditación. La premeditación es el estado mental expreso o implícito que se debe formar antes de actuar lo cual ocasiona la muerte. No significa que exista odio o maldad en contra de la víctima. La premeditación se puede probar a través de pruebas directas circunstanciales. La premeditación puede incluir estos estados de la mente:

  • Intención específica de matar a alguien

  • Intención para ocasionar la muerte o una lesión corporal grave

  • Indiferencia o falta de consideración conscientes de las consecuencias de un acto que probablemente ocasionaría la muerte

  • Intención para cometer un delito grave (delito grave inherentemente peligroso como robo, secuestro, allanamiento, asalto a un conductor para robarle el auto) que ocasione la muerte (regla de asesinato como delito grave).

El asesinato no es lo mismo que el homicidio. El homicidio es que una persona mate a otra. El homicidio incluye, asesinato, homicidio sin premeditación, justificable o el homicidio legal (como en defensa propia o en defensa de otra persona, y asesinatos verdaderamente accidentales). El asesinato es una categoría o un subgrupo de homicidio.

Asesinato en primer grado
Asesinato en primer grado es el tipo de homicidio más grave. El asesinato en primer grado incluye asesinato con agravantes, que se tratarán a continuación. Con el fin de que se condene a una persona por asesinato en primer grado, el fiscal deberá probar que el asesinato fue premeditado, deliberado e intencional. Una persona actuó premeditadamente cuando tenía la intención de matar a la víctima. Una persona ha actuado deliberadamente si cuidadosamente sopesó las consideraciones a favor y en contra del asesinato, y sabiendo las consecuencias, de todas maneras decidió matar a la víctima. Una persona ha actuado con premeditación si él o ella decidieron matar a la víctima antes de cometer el acto que haya ocasionado su muerte. La premeditación es un período de reflexión, durante el cual se sopesan las consecuencias a favor y en contra del acto de matar. La premeditación y la deliberación no requieren de un período de tiempo mínimo, se puede hacer en segundos, o durante el transcurso de muchos años. El asesinato en primer grado también incluye cualquier tipo de muerte (incluso una accidental) que ha sido ocasionada al cometer o intentar cometer ciertos delitos graves como violación, robo, incendio premeditado, secuestro o allanamiento o robo residencial (asesinato como delito grave). El castigo en California por el asesinato en primer grado es de veinticinco años a cadena perpetua en la prisión.

Asesinato castigado con la pena de muerte (Asesinato con agravantes)
El asesinato castigado con la pena de muerte, también conocido como asesinato en primer grado con circunstancias agravantes se refiere al asesinato que es castigado con la pena de muerte o cadena perpetua en prisión sin la posibilidad de libertad post-penitenciaria. Las circunstancias agravantes se describen en el artículo 190.2 del Código de California, las cuales incluyen: asesinato para obtener una ganancia económica; asesinato de un policía o juez en conexión con sus obligaciones oficiales; asesinato de más de una víctima; asesinato perpetrado a través de un explosivo oculto; asesinato de un testigo de un delito; asesinato por medio de una emboscada o asesinato por contrato (pagarle a alguien para que mate a una persona).

Asesinato en segundo grado
Todos los tipos de asesinatos que no sean los especificados como asesinatos en primer grado son asesinatos en segundo grado. El requisito de dolo o maldad para el asesinato en primer y en segundo grado es el mismo. El asesinato en segundo grado no tiene un requisito de premeditación. El asesinato en segundo grado incluye homicidio que cometa una persona que maneje bajo los efectos del alcohol o drogas, y que haya tenido condenas por un cargo de DUI/DWI.

Homicidio no intencional cometido durante la ejecución de un delito grave
En California, el homicidio no intencional cometido durante la ejecución de un delito grave es una regla o doctrina que crea la responsabilidad del asesinato para los participantes que cometen un delito grave inherentemente peligroso y alguien muere durante el delito. Esto se aplica a cualquier muerte u homicidio que sucede durante la comisión de un delito grave, ya sea intencional o accidental. El homicidio no intencional cometido durante la ejecución de un delito grave se aplica al asesinato en primer y en segundo grado. Los delitos mayores inherentemente peligrosos se definen en la ley de California como aquellos delitos mayores que crean un riesgo considerable a la vida humana. El homicidio no intencional cometido durante la ejecución de un delito grave se aplica a los delitos mayores como: incendio premeditado, secuestro, asalto, allanamiento o robo residencial, violación, delito de mutilación y tortura. El homicidio no intencional que sucede durante la comisión de un delito grave incluye, sin limitarse solamente a: administrar veneno, posesión imprudente de una bomba, evasión de un oficial de paz durante la comisión de un delito grave.

Homicidio sin premeditación
Homicidio sin premeditación es matar sin maldad a una persona de manera intencional o involuntaria. El homicidio sin premeditación puede ser voluntario o involuntario. El homicidio voluntario es matar a una persona en un arrebato repentino de pasión en respuesta a una provocación legalmente adecuada, o en una creencia equivocada de que era necesario usar una defensa propia mortal. El homicidio involuntario es matar involuntariamente a una persona a través de imprudencia o negligencia (también llamada imprudencia temeraria, negligencia culposa, y/o deliberada o temeraria), o durante la comisión de un delito menor o de algún acto ilícito. Un caso muy conocido en California relacionado con los cargos de homicidio involuntario como delito grave implicó al Dr. Conrad Murray, a quien se le imputó el cargo por la muerte involuntaria de Michael Jackson. El cargo de homicidio involuntario se puede imputar como un delito grave o un delito menor (homicidio sin premeditación que ocurre durante la comisión de un delito menor).

CASTIGOS POR EL DELITO DE HOMICIDIO

  • Asesinato en primer grado (sin circunstancias agravantes): De veinticinco años (25) a cadena perpetua en prisión

  • Asesinato en primar grado durante la comisión de un delito motivado por odio o prejuicios: Cadena perpetua en prisión sin la posibilidad de libertad post-penitenciaria (LWOP)

  • Asesinato en primer grado con circunstancias agravantes: Cadena perpetua sin la posibilidad de libertad post-penitenciaria (LWOP), o pena de muerte

  • Asesinato en segundo grado (incluyendo el asesinato en segundo grado, simple intencional que ocurre durante la comisión de un delito grave): quince (15) años a cadena perpetua en la prisión estatal

  • Asesinato en segundo grado sin una condena anterior por asesinato: Cadena perpetua sin libertad post-penitenciaria (LWOP)

  • Asesinato en segundo grado al disparar de un auto o camión: Veinte (20) años a cadena perpetua en prisión.

  • Asesinato en segundo grado de un policía o agente del orden público: Veinticinco (25) años a cadena perpetua, o LWOP.

  • Homicidio voluntario o intencional con circunstancias atenuantes – 3, 6, u 11 años en la prisión estatal y una multa máxima de $10,000

  • Homicidio involuntario o imprudencial (homicidio sin premeditación, culposo o por imprudencia) – 2, 3, ó 4 años en la prisión estatal y una multa máxima de $10,000

  • Homicidio involuntario o imprudencial (homicidio que ocurre durante la comisión de un delito menor) – un máximo de un año en la cárcel del condado y una multa hasta de $1,000.

  • Homicidio involuntario o imprudencial (homicidio que ocurre durante la comisión de un delito menor) – una condena máxima de un año en la cárcel del condado y hasta $1,000 de multa.

Cadena perpetua sin la posibilidad de libertad post-penitenciaria significa privación de la libertad de por vida.

Agravantes que aumentan la imposición de la condena
Dependiendo de las circunstancias, se pueden agregar condenas adicionales al plazo en la prisión por un asesinato u homicidio, las cuales incluyen:

  • 10, 20, 25 años en prisión a cadena perpetua si se usa una pistola. El agravante de cadena perpetua se aplica aun cuando alguien más que no haya sido la persona a quien se le haya imputado el cargo de asesinato haya, de hecho, disparado la pistola

  • Un strike en el historial de antecedentes penales del acusado

  • Restitución a la víctima

  • Una multa máxima de $10,000.

DEFENSAS

Las investigaciones y los casos de asesinato rara vez son sencillos. La investigación detallada y el conocimiento de los detalles son fundamentales para una defensa exitosa del cargo por asesinato. Rodriguez, Lewis & Kahn no dejarán ninguna piedra sin mover en su investigación. En la primera etapa del caso trabajaremos con experimentados investigadores privados para entrevistar a testigos potenciales en y alrededor de la escena del crimen. Buscamos testigos potenciales, no solamente los testigos que figuran en la lista del reporte de policía. Agresivamente investigamos hasta que descubrimos los hechos que son favorables para nuestra defensa. Revisamos y examinamos las investigaciones de la policía, incluyendo las entrevistas con el acusado con el fin de asegurar que no existan violaciones de los derechos constitucionales de nuestro cliente. De encontrar estas violaciones constitucionales, presentamos pedimentos formales en el tribunal retando la admisibilidad de dichas pruebas. Los testigos peritos son por lo general un componente clave para cualquier defensa exitosa. Utilizamos varios peritos científicos que incluyen médicos, psicólogos e ingenieros en reconstrucción de accidentes siempre que sea necesario examinar, retar y defender en contra de los reportes y el testimonio de testigos peritos de la fiscalía.

Nuestro equipo lucha por descubrir y sacar a la luz los errores que pueda haber cometido la policía durante sus investigaciones. Con frecuencia descubrimos y presentamos pruebas que contradicen la versión de la fiscalía en cuanto al supuesto asesinato, incluyendo las defensas legales específicas de apoyo al asesinato, tales como:

  • Defensa propia o defensa a otras personas –Si el acusado mató a alguien porque estaba tratando de defenderse o defender a alguien más de que lo mataran o de que sufriera una lesión corporal grave, si el homicidio está justificado y si nuestro cliente No es Culpable del asesinato.

  • Homicidio accidental –Si el acusado mató a alguien accidentalmente, sin negligencia y sin la intención de matar o dañar a alguien (sin maldad), entonces nuestro cliente es No Culpable de asesinato

  • Defensa por demencia. Resulta sumamente difícil probar la defensa por demencia en California, pero es apropiada en ciertas situaciones. En general, esta defensa puede estar disponible si el acusado no fue capaz de desarrollar la intención (maldad) requerida para cometer el asesinato y no pudo distinguir entre el bien y el mal, o entender las consecuencias de sus acciones.

Abogados con experiencia pueden alegar que el asesinato fue homicidio sin premeditación, no asesinato. Por ejemplo, si el acusado mató a alguien en un “arrebato de pasión” (por ejemplo, el acusado estuvo momentáneamente tan enojado que no pudo controlar su conducta) o el acusado mató a la víctima sin querer (por ejemplo, el acusado disparó una pistola al aire para celebrar el Año Nuevo y mató a alguien) podemos argumentar que el cargo por asesinato se debería reducir a homicidio sin premeditación.

ABOGADOS CON EXPERIENCIA EN DEFENSA DE ASESINATOS

Si usted o alguien a quien usted conoce se le ha imputado un cargo por asesinato o algún otro delito violento, llámenos para determinar cómo le podemos ayudar. Somos abogados defensores penalistas dedicados y apasionados comprometidos a proporcionarles a nuestros clientes la mejor defensa. Analizamos los datos y las pruebas del caso cuidadosamente, las pruebas así como la recabación de las mismas, al igual que la manera en la que ha sido tratado el acusado con el fin de identificar los errores y las posibles violaciones constitucionales. De ser necesario, prepararemos pedimentos para suprimir pruebas, y reducir o desechar los cargos. Llevamos a cabo nuestras propias investigaciones y localizamos y entrevistamos a los testigos que fueron ignorados por las autoridades del orden público y que son favorables para nuestra defensa. En Rodriguez, Lewis & Kahn sometemos las pruebas físicas apropiadas a un análisis de laboratorio independiente. Esencialmente, llevamos a juicio el caso de la fiscalía y los ponemos a la tarea de probar todos y cada uno de los elementos de su caso. Llame a los oficinas de Rodriguez, Lewis & Kahn para una consulta gratis y confidencial, hablar de su caso y determinar la manera en la que lo podemos ayudar.

213.297.3800